19.3.11

Un territorio local es un ecosistema de conocimiento

Vía Ruben, llegue hace meses al estupendo artículo de Julen: Por qué ecosistemas y no mercados en la economía abierta que me ayudo a entender que este territorio en el que vivimos es un ecosistema de conocimiento.

Imagen de Ecosistema en forma de peceraLa metáfora de los ecosistemas nos puede servir para imaginarnos dentro de un gran espacio colectivo, donde hay personas activas, y donde nos relacionamos para crear juntos. Nuestras sociedades locales, son partes de ese gran ecosistema, lleno de actores, un entorno donde las cosas ocurren, y unas interacciones humanas que nos llevan a unos resultados colectivos.

Los ecosistemas necesitan ser sostenibles, equilibrados y creativos. Todos conocemos ecosistemas biológicos degradados y poco productivos, y otros que son una maravilla.

¿Como apoyar al despliegue y maduración de nuestro ecosistema humano y de conocimiento, a nivel local? Se me ocurre que un primer paso es entender sus partes y como podemos juntos mejorar cada una de ellas:
  1. Los Actores: Todas las personas que vivimos y participamos de alguna forma en este territorio. Podemos apoyar su desarrollo de muchas formas; descubriendolas y mostrando lo que hacen, escuchando lo que inspiran, potenciando y ayudandolas en su labor, motivandolas a que sigan, mimandolas y nutriendolas, formandolas en lo que necesitán, compartiendo con ellos información, … es decir, acogiendolas dentro del espacio del ecosistema de conocimiento, para lo que esa persona sabe hacer.
  2. El Entorno: Los espacios clave del territorio, los lugares donde se crea y se comparte (asociaciones, centros culturales, mesas de trabajo, empresas, ayuntamientos, proyectos, revistas, redes sociales, blogs, …). Es importante promover estos espacios, y que estos estén equilibrados y bien acondicionados, pues son los escenarios donde nos vamos a relacionar los actores. Estos entornos deben ser lo más ricos posibles, para que nutran a los actores y los estimulen a crear.
  3. Las Relaciones: Las múltiples interacciones y actividades que realizamos las personas para crear nuestra realidad cotidiana, los lazos que creamos, los puentes entre grupos, los flujos de colaboración e información, etc. En un ecosistema  somos todos interdependientes, y necesitamos un entorno creativo. Desde allí, las vivencias y proyectos que realizamos deben ser equilibrados y acordes con las necesidades tanto personales como grupales. Por eso, entre otras cosas, es necesario vivir una economía local sostenible y responsable, que no cause daños. En un ecosistema de conocimiento, la colaboración y la sinergía son claves. Estamos todos realizando la misma obra de teatro, y por eso es fundamental coordinarnos como sociedad local, para el éxito de todos.
[Duplicado de mi artículo Territorio como ecosistema de conocimiento, en el blog Ruralab]

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar